Derechos humanos “deben ser la base para implementar la Nueva Agenda Urbana” – Alta Comisionada Adjunta cierra su participación en Habitat III

reunion con gilmoreFoto: Katy Gilmore, en reunión con organizaciones sociales. Fuente: Naciones Unidas

 

ver publicación original

 

QUITO (21 de octubre de 2016) – La Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Kate Gilmore, concluyó este jueves 20 de octubre su visita de cinco días a Quito, Ecuador, durante la cual participó de actividades en el marco de la Conferencia de la ONU sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, Habitat III (ver galería de fotos).

 

Gilmore llegó al país el domingo 16 de octubre y participó en paneles de alto nivel, sesiones especiales y eventos paralelos sobre temas tan diversos como migrantes y refugiados, ciudades inclusivas y el cambio en la percepción de que vivienda adecuada, más que una mercancía, es un derecho humano. “No hay ciudades sin personas, ni personas sin derechos humanos”, señaló.

 

En tal sentido, la Alta Comisionada Adjunta manifestó que los derechos humanos “deben ser la base para implementar la Nueva Agenda Urbana, que a su vez debe enmarcarse en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuya promesa principal es no dejar a nadie atrás”, y abogó porque los derechos humanos estén presentes en todos los aspectos de la vida cotidiana. “La ciudad debe traer los derechos a casa”, comentó.

 

Kate Gilmore sostuvo también una serie de reuniones con diversos actores relevantes, tales como organizaciones de la sociedad civil internacionales y la Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a la vivienda adecuada, Leilani Farha.

 

A nivel local, la Alta Comisionada Adjunta se reunió con la Ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos de Ecuador, Ledy Zúñiga; con un grupo de más de 20 organizaciones de la sociedad civil que defienden diversos derechos humanos; así como con el equipo de país de las Naciones Unidas en Ecuador.

 

Reconociendo importantes progresos en materia de derechos humanos, tales como la Constitución nacional y los logros en materia de reducción de la pobreza, Gilmore también planteó preocupaciones sobre la independencia del poder judicial, la libertad de prensa y la libertad de expresión, así como sobre la situación de las y los defensores de derechos humanos en Ecuador.

 

Además de instar a las autoridades nacionales a utilizar la asesoría experta de los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas (tales como los Relatores Especiales), Gilmore llamó a todos los sectores del país a sostener un diálogo significativo hacia el desarrollo y el disfrute pleno de los derechos humanos.

 

“Ecuador está viviendo un momento muy interesante; es un país que ha llegado muy lejos”, comentó la alta funcionaria de derechos humanos de la ONU. “Ahora debemos dar los próximos pasos todas y todos, juntos”, concluyó.