enterate

Quito, 18 de octubre de 2018

 

La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU) lamenta profundamente los hechos ocurridos en Posorja y advierte que la espiral de la violencia podría volverse incontenible si no se dan las respuestas adecuadas y urgentes por parte del Estado, en el marco de los derechos humanos y el respeto a la vida y la dignidad.

 

El fenómeno de los linchamientos, si bien no es nuevo en nuestro país, es la reacción irracional y espontánea ante una situación de impunidad, inseguridad, ausencia del Estado y desconfianza en un sistema de justicia que no protege sino que oculta el delito.

 

Que la sociedad decida llevar la justicia con mano propia solo expone la erosión del respeto, no únicamente a la autoridad, sino -lo más grave- al valor de la dignidad y la vida-, y si no somos capaces de develar los reales motivos y tomar las acciones necesarias, el castigo – difícil de individualizarlo en estos casos de violencia masiva- puede causar mayores resentimientos y hartazgo de la sociedad.

 

Hacemos un llamado a los representantes del Estado, a los medios de comunicación, a aquellos usuarios de las redes sociales que se vuelven, en estos casos, responsables de la exacerbación de la violencia, a asumir este tema de forma integral, profundizando en sus causas y consecuencias para un pueblo que empieza a confundir la línea divisoria de la justicia entre víctimas y culpables.

 

COMISIÓN ECUMÉNICA DE DERECHOS HUMANOS