enterate

 

Participaron alrededor de 40 comunicadores y comunicadoras comunitarias, y hasta 200 personas asistieron a los eventos abiertos al público. Durante el Encuentro, el término “territorio” se constituyó en al menos dos sentidos: el primero como la tierra en la que se habita y se defiende contra el despojo, y la segunda como el ejercicio del derecho a la comunicación y que también está en disputa, porque la comunicación no es solo difusión, sino que también es producción de sentidos y expresión de saberes, donde también existe un acaparamiento capitalista y homogeneizante. Por tal razón tres organizaciones presentaron sus propuestas para el concurso de frecuencias de radio y televisión de Ecuador.

 

El manifiesto final, aprobado por los y las presentes, contempla la creación de la Asamblea Nacional de Comunicación Comunitaria del Ecuador, ANCCE, como estructura que permita el cumplimiento de los compromisos establecidos, el ejercicio de exigencia del derecho a la comunicación y el trabajo en coordinación con la organización, pero con cierta autonomía que impida que en determinado momento, un cambio de dirigencia la debilite o desaparezca. A esta asamblea también se unen colectivos de comunicación comunitaria urbana, que han generado empatía con las luchas indígenas y campesinas, que han visto en la articulación la posibilidad de exigir el derecho a los medios de comunicación.

 

El texto fue leído por los miembros de la comisión que acudió a la Cumbre Continental de Comunicación Indígena en Cochabamba-Bolivia, cuya tercera edición tuvo lugar la semana del 15 al 19 de noviembre de 2016.

 

La Cumbre Continental es un esfuerzo de las diferentes organizaciones sociales indígenas del Abya Yala, y constituyó un proceso de varias precumbres durante tres años. Buscaba, así mismo vincular las luchas de los diferentes territorios americanos.

 

A través de un boletín, el movimiento indígena representado por la CONAIE y la ECUARUNARI, expresaron su experiencia en la Cumbre, firmando la declaratoria denominada “La Cumbre es de los Pueblos y no de los Estados”, y su presencia en la mesa autónoma constituída para afianzar procesos y consolidar los principios, el carácter y el sentido que tiene los encuentros continentales de los pueblos y procesos de comunicación indígena. Invitan a las organizaciones indígenas y sociales de Bolivia e integrantes de la Comisión de Seguimiento de distintos países a la reflexión más allá de las coyunturas, instando también, a seguir trabajando por la Unidad de los pueblos indígenas y procesos de comunicación del Abya Yala.